¿Cómo y por qué usar un grinder de cannabis? 

Los grinders son un accesorio imprescindible para el consumo de marihuana. Desde producir un humo más suave hasta hacer que el cannabis sea más fácil de transportar, hay muchas razones por las que deberías tener al menos un grinder entre tu parafernalia de fumador. Muchos consumidores pueden dudar de la inversión inicial, pero si eres consumidor habitual de cannabis, te darás cuenta de que al final la inversión vale la pena. Pero antes de lanzarte a comprar un grinder, hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

PARA EMPEZAR, ¿POR QUÉ DEBERÍAS PICAR TU HIERBA?

Moler la hierba antes de fumarla o vaporizarla simplemente hará que sea mucho más fácil de consumir. También comprobarás que triturar el cannabis hará que sea más fácil de transportar y más agradable de fumar.

La hierba picada suele ser menos áspera, porque es mucho más consistente. A diferencia de los cogollos enteros, cuya forma puede afectar a la fluidez del humo producido, la hierba triturada se consumirá de forma limpia y uniforme. Cuando hablamos de porros, esto significa ser capaz de liar canutos compactos y lisos que se queman eficientemente. Si se trata de cazoletas, usar hierba molida te permitirá evitar estallidos impredecibles y cazoletas al rojo vivo.

Además, moler tu hierba antes de consumirla limitará su contacto con tus manos. Esto evitará que los tricomas y los preciados cannabinoides que transportan se dañen. Por lo tanto, usar un grinder te ayudará a mantener la calidad y potencia de tus cogollos. En lugar de perder esos tricomas, un buen grinder te permitirá recolectarlos para disfrutarlos más tarde.

¿POR QUÉ DEBERÍAS PICAR TU HIERBA?

CRISTALES DE KIEF

Kief es un término que se refiere a los tricomas finos y cannabinoides que se acumulan en la cámara inferior o en las paredes de tu grinder. El kief es mucho más potente y puro que los cogollos normales. Disfrútalo de forma responsable, ya que la intensidad del subidón puede sorprenderte.

Los cristales de kief se pueden añadir a las cazoletas, vaporizar en la mayoría de vaporizadores, o echar en porros o blunts. También se puede cocinar con ellos, después de haberlos descarboxilado. Si te estás planteando comprar un grinder, sin duda vale la pena invertir en uno con cámara de kief.

HIERBA CON MEJOR SABOR

Fumar o vaporizar la hierba molida realza los sabores naturales de su perfil de terpenos. Al abrir la cámara principal de tu grinder, verás que el olor natural de la hierba te invade. Aunque a algunas personas solo les importa colocarse, muchos descubrirán que el sabor y el aroma al picar el cogollo realmente mejoran su experiencia de fumada.

MEJOR PORTABILIDAD

Llevar cannabis en un grinder pequeño puede ser muy cómodo. La mayoría de los grinders metálicos cuentan con carcasas magnéticas que aseguran que la hierba permanezca almacenada de forma segura, incluso durante el transporte. Además, un grinder de buena construcción puede ayudarte a controlar mejor los olores que de otra manera podrían ser molestos. También puede sorprenderte la cantidad de cannabis que tu grinder puede transportar a la vez.

¿QUÉ TIPO DE GRINDERS HAY?

Los grinders pueden variar en forma, tamaño, precio y funcionalidad. El estilo de grinder que elijas dependerá de tus necesidades y de tu presupuesto. Para aquellos que buscan la máxima portabilidad y eficiencia en costes, uno pequeño de dos cámaras puede ser lo mejor. Mientras que a quienes busquen potencia y velocidad, les puede interesar más invertir en un grinder eléctrico.

GRINDER ELÉCTRICO

Los grinders eléctricos son muy prácticos porque hacen todo el trabajo duro por ti. La principal desventaja de los grinders eléctricos es que, obviamente, necesitan electricidad. Salvo que tengas un grinder con batería, necesitarás un enchufe para utilizarlo. Los grinders eléctricos también tienen tendencia a pasarse de frenada, pulverizando y triturando completamente tu hierba durante el proceso de picado. Debido a estas desventajas, los modelos eléctricos suelen ser menos populares entre los fumadores. Si no tienes que moler una gran cantidad de cogollos rápidamente, es mejor que uses un grinder manual.

Grinder Eléctrico

GRINDER DE DOS PIEZAS Y UNA CÁMARA

Este es el tipo de grinder más básico que se puede encontrar. El grinder de dos piezas es justamente eso, dos piezas que se cierran para moler la hierba en una sola cámara. La parte interior de ambas partes debe estar llena de dientes afilados. Este tipo de grinder no tiene cámara para recoger el kief. En este caso, se mezclará con el cogollo molido o se pegará a los lados de la cámara.

Dada su simplicidad, los grinders de dos piezas se encuentran en el extremo más barato de la gama de precios. Además, este tipo de grinders tienden a ser hechos de una variedad de materiales, como madera, plástico y metal. Mientras que los grinders de plástico o madera pueden ser más baratos, los de metal son mucho más duraderos.

Grinder De Dos Piezas Y Una Cámara

GRINDERS DE CUATRO PIEZAS Y TRES CÁMARAS

Este tipo de grinders son los más populares entre los fumadores habituales. Aunque pueden ser un poco más caros que los grinders de dos piezas más sencillos, la funcionalidad añadida vale la pena. Este estilo de grinder tiene 3 cámaras: una para moler la hierba, otra para recoger la hierba molida y otra para recolectar el kief. La cámara para kief por sí sola hace que este tipo de grinder merezca el gasto extra. Ese poco de kief puede ser muy útil en un día lluvioso en el que se te acaba el material. Este tipo de grinder suele ser de metal, para proporcionar una mayor durabilidad.

Grinders De Cuatro Piezas Y Tres Cámaras

GRINDERS DE TARJETA

Los grinders de tarjeta no se suelen ver muy a menudo. Aunque fáciles de almacenar y transportar, también son más engorrosos. Los grinders de tarjeta se fabrican de forma similar a los ralladores de cocina. Están compuestos de una sola pieza de metal con muchos agujeros pequeños, o una malla fina, para moler la hierba. Los grinders de tarjeta son muy eficientes teniendo en cuenta su bajo coste.

Grinders De Tarjeta

¿CÓMO SE USA UN GRINDER?

Los grinders de dos y cuatro piezas se pueden utilizar correctamente en unos cuantos pasos sencillos.

1. QUITAR LA TAPA DEL GRINDER

Así podrás acceder a la cámara principal, lo que te permitirá meter los cogollos. Usa tus dedos para romper los cogollos más grandes que no entran bien. Asegúrate de no colocar nada en el centro de la cámara. Ahí es donde gira el grinder, y en el caso de que sea de metal, normalmente hay un imán que ayuda a mantener la tapa bien cerrada. Cualquier cosa que se coloque en el medio no se triturará.

2. VUELVE A PONER LA TAPA Y TRITURA

Después de colocar el cogollo en su sitio, vuelve a poner la tapa. Presiónalo hacia abajo, ciérralo con fuerza y gíralo un poco si es necesario. Gira la tapa de 10 a 15 veces en el sentido de las agujas del reloj, mientras aplicas un poco de presión. Pégale unos golpecitos por los lados y la parte superior del grinder un par de veces, durante y después de los giros, para asegurarte de que todo el material se tritura bien.

3. DESTAPA Y DISFRUTA DE TU HIERBA

Después de picar la hierba, destapa el grinder con cuidado. Hazlo con delicadeza, ya que la marihuana molida puede caerse del grinder si está pegada a la parte de arriba o si lo sujetas de forma inestable. ¡Simplemente lía tu marihuana picada en un porro o llena tu pipa y disfrútala!

4. RECOGE TUS CRISTALES DE KIEF

¡No te olvides de utilizar esos preciosos cristales de kief! Después de moler unos gramos de cannabis, probablemente tendrás suficiente kief para una cazoleta llena. Puedes hacerte un raspador de kief con un trozo de papel o, mejor aún, de cartón muy fino. También se pueden comprar herramientas especiales para rasparlo, o incluso pueden venir con el grinder.

LIMPIEZA DEL GRINDER

Es importante que limpies tu grinder para asegurarte de que siga funcionando como debería. Además, una limpieza a fondo puede recompensarte con hierba o kief que se pueden quedar pegados en determinadas partes del grinder. Demasiada acumulación de resina en el interior del grinder puede dificultar su uso y, al final, atascarlo por completo.

Existen varias técnicas que pueden ayudarte a limpiar tu grinder de la manera más eficiente posible. Usar un cepillo de dientes pequeño y fino para limpiar lugares de difícil acceso te permitirá una limpieza más completa. Si esto no funciona, puedes sumergir el grinder en alcohol isopropílico, sal y agua tibia durante unos minutos antes de limpiarlo. Además, frotar en los sitios conflictivos con una mezcla de alcohol isopropílico y sal puede resolver la mayoría de los problemas. Por último, congelar el grinder antes de limpiarlo puede ayudar a despegar algunos de esos puntos de resina más difíciles.

Tens 18 anys o més?

El contingut de RoyalQueenSeeds.cat és únicament apte per a adults i està reservat per a majors d'edat.

Assegura't de conèixer les lleis del teu país.

En clickar a ENTRAR, confirmes
que tens
18 anys o més.